Artículos, Todos los Post

Certificación y Agricultura Orgánica

Seguramente te has preguntado cómo saber si un alimento o cualquier producto en general es orgánico o no y cómo puedes estar segura de que realmente lo es. Muchos países cuentan con entidades o autoridades competentes en la materia que emiten una certificación de que determinado producto es orgánico, para lo cual debe cumplir con una serie de requisitos o condiciones para ser certificado y denominado como producto orgánico.

En los productos procesados orgánicos pueden encontrar el símbolo de la certificación del país de procedencia y otras certificaciones del país o espacio comercial al cual es destinado, como la Certificación Europea basada en el Reglamento Europeo y la Certificación USDA para Norteamérica, ambas  emitidas por Ecocert, una institución de certificación internacional paa el desarrollo sostenible.

En Chile, el Ministerio de Agricultura y el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) son los organismos nacionales encargados de certificar, fiscalizar y autorizar la producción y comercialización de productos orgánicos en el espacio nacional, para lo cual rige la Ley N°20.089, que crea el Sistema de Certificación de productos orgánicos agrícolas, que tiene por objeto “ asegurar y certificar que los productos orgánicos sean producidos, elaborados, envasados y manejados de acuerdo con la normativa que lo regula”. La ley también indica que para que un producto pueda llevar la denominación de orgánico, aparte de ser producido, conservado y comercializado según la normativa técnica vigente, deben estar certificados por un organismo certificador autorizado por el SAG. Además, todos los productores de orgánicos deben estar inscritos en el Sistema Nacional de Certificación de productos orgánicos del SAG, así como las entidades de certificación.

La Ley N°20.089 contempla varios Requisitos y Obligaciones de los Organismos de Certificación y de los Organismos de Agricultores Ecológicos certificadores, en su Párrafo 4 y 5 del Título II, respectivamente.

Por otro lado, según indica la ley,  la Agricultura Orgánica debe cumplir los siguientes requisitos para ser considerada como tal:

  1. a) Realizar prácticas silvoagropecuarias que no deterioren los recursos productivos y que restablezcan los equilibrios naturales
  2. b) Favorecer la fertilidad del suelo, desde el punto de vista químico, físico y biológico
  3. c) Conservar o aumentar la materia orgánica del suelo, reciclando los restos de cosecha, poda, estiércol y guano de animales, entre otras prácticas, a través de distintos sistemas de incorporación de éstos al suelo
  4. d) Potenciar la biodiversidad espacial y temporal de los predios con prácticas tales como cultivos asociados, rotación de cultivos y sistemas silvopastorales
  5. e) Eliminar el uso de productos de origen químico sintético que dañen el medio ambiente o afecten la salud humana
  6. f) Propender a un balance armonioso entre la producción de cultivos y la producción animal, y
  7. g) Proveer las condiciones adecuadas que permitan a los animales mantener una buena conformación física y expresar los aspectos básicos de su comportamiento innato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *